Muchas vueltas le dio Thomas de cómo quería decorado su cuarto: posters de Los Simpsons, estanterías con cómics, una televisión gigante, vinilos de fútbol… Pero finalmente y tras darle muchas vueltas, llegó a la conclusión, junto a sus padres, de lo que quería “UN GRAFFITI EN MI HABITACIÓN“.
A partir de aquí y tras ponerse en contacto con nosotros, fue todo coser y cantar: que los colores combinaran con los muebles, que pusiese Thomas, que parezca que la pared está rota y que aparezca un rapero con un spray. Con una idea tan clara, fue fácil acertar en el diseño, por lo que con la primera propuesta dimos en el clavo: ¡les encantó!
Sólo fue concretar una fecha y en poco más de dos horas, la habitación de Thomas en Pozuelo de Alarcón (Madrid), tuvo un aire totalmente diferente. Ahora lo mejor, ¡a disfrutarlo!

 

Graffiti con el nombre de Thomas en Madrid

Graffiti con el nombre de Thomas en habitación juvenil