Carlos es un adolescente de Alcalá de Henares (Madrid), al que le apasiona el surf y el arte urbano. Y tenía un pequeño capricho: decorar el armario de su habitación con un graffiti donde se pueda leer Charlie (que es como le llaman sus amigos), y algo relacionado con el surf y el street art.

A partir de esta idea realizamos un diseño con su apodo en sus colores favoritos (azul y verde), dos siluetas de surf y a él mismo convertido en un personaje que, con una mascarilla y gorra, aparenta que acaba de pintar el graffiti.
Como colofón, sobre el fondo pintamos varias calaveras que es el dibujo que aparece en su tabla de surf favorita.